Más de 6.000 centros escolares en Andalucía deben adecuar sus instalaciones climáticas

Según una propuesta de Colegio de Ingenieros Industriales ante el Parlamento, estos centros incumplen la legislación vigente, y urge adaptar o renovar su maquinaria térmica y ambiental.

Las inversiones podrían hacerse mediante colaboración público-privada, a través de las empresas energéticas, o con fondos FEDER

Muchos centros educativos andaluces incumplen la legislación actual sobre el Reglamento de Instalaciones Térmicas en los Edificios. Así lo pone de manifiesto el Colegio de Ingenieros Industriales de Andalucía Occidental (COIIAOC) que ha presentado una iniciativa ante el Parlamento andaluz para que se mejoren las condiciones climáticas de alrededor de 6.000 centros en toda la comunidad autónoma.

Para el Colegio de Ingenieros Industriales es fundamental invertir en nuevas máquinas para conseguir que los colegios andaluces cumplan con las normas medioambientales mínimas exigidas, tanto para la época de calor, como de frío.

Para llevar a cabo estas inversiones, se proponen varias posibilidades:

  • Que el gasto se haga mediante una colaboración público-privada, donde la inversión corre a cargo de un privado que ofrece un servicio al edificio cuando el inmueble esté ocupado; mientras que el resto del tiempo vendería energía, con las contraprestaciones que salieran del balance.
  • Contemplar la posibilidad de que las inversiones las hicieran las empresas de servicios energéticos, saliendo aquéllas de los presupuestos de gasto de la Junta de Andalucía.
  • Invertir en procesos de compra pública innovadora para tener instalaciones de referencia piloto, que estarían financiadas al 100% por fondos europeos FEDER.

Conviene recordar que los edificios son responsables del 40% del consumo final de energía y del 36% de las emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI), en la Unión Europea. La mayor parte de la huella ambiental de los edificios es debida a operaciones de mantenimiento y gestión no corregidas. Parte de este impacto proviene del sector público, donde alrededor del 60% de todas las superficies de los edificios públicos europeos son colegios.