JORNADA “COMPRA PÚBLICA DE TECNOLOGÍA INNOVADORA: UNA OPORTUNIDAD PARA LA I+D+i EN ANDALUCÍA”

Loading Map....

Fecha/Hora
Date(s) - 28/11/2018
18:30 - 20:00

Ubicación
Sede del COIIAOC en Sevilla

Categorías


SI DESEA SEGUIR ESTA JORNADA POR VIDEOCONFERENCIA, DEBE INDICARLO EN EL APARTADO DE COMENTARIOS DEL FORMULARIO DE INSCRIPCIÓN

 

PRESENTACIÓN

La compra pública de innovación (CPI) es una novedosa medida de fomento mediante la que se pretende que las Administraciones Públicas demanden y adquieran productos y servicios que aún no existen en el mercado (o que existiendo, mejoren a los existentes) para cubrir sus necesidades -presentes o futuras- mediante las soluciones tecnológicas e innovadoras que mejor se ajusten a dichas necesidades en términos de eficiencia y sostenibilidad. 

A través de esta modalidad de compra pública se pretende una doble finalidad:

  • fomentar la actividad innovadora e investigadora de las empresas y contratistas desde el lado de la demanda pública -de enorme peso sobre el PIB-, por considerarse la I+D+i un factor estratégico de competitividad en un mundo globalizado;
  • mejorar la prestación de los servicios públicos, tanto su calidad como el nivel de satisfacción de la ciudadanía.

La contratación pública de innovación o compra pública de tecnología innovadora promueve, así, el desarrollo tecnológico como medio efectivo para obtener productos y servicios innovadores a partir de fórmulas colaboración público-privada. 

Desde esta convicción, y el marco de la estrategia europea “Horizonte 2020”, las Directivas de “cuarta generación”, y muy particularmente la Directiva 2014/24/UE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 26 de febrero de 2014, sobre contratación pública, apuesta muy claramente por la orientación de la contratación pública como fórmula idónea para fomentar la innovación en esos términos. Desde esta perspectiva, la CPI no es sino una manifestación concreta más de que la compra pública ha dejado de ser una actividad adjetiva al desarrollo de políticas sustantivas (que necesitan productos, servicios y obras) para convertirse, en sí misma, en un instrumento de realización de políticas públicas sustantivas.

Para la consecución de estos objetivos, la formulación de las prescripciones del contrato de CPI, el desarrollo de los procedimientos de contratación y la ejecución del propio contrato han de adaptarse a esta nueva forma de comprar que se basa en unas premisas completamente nuevas, que en buena medida cuestionan los principios clásicos de la contratación: objeto cierto, precio determinado, inmediatez y corto plazo, riesgo y ventura del empresario, etc., evolucionado hacia modelos en los que prima la negociación con el mercado -con carácter anterior incluso a la aprobación de los pliegos- y el reparto de riegos ante la incertidumbre que inevitablemente supone la innovación y la investigación.

La entrada en vigor, el 9 de marzo de 2018, de la Ley 9/2017 de Contratos del Sector Público, incorpora un conjunto de novedades, tanto en los procedimientos de contratación como la consecución de los objetivos contractuales, que brindan una oportunidad a la CPI dentro del esquema nacional de contratos públicos.  Por ello, es de interés para el sector que desarrolla I+D+i conocer cómo se imbrica el principio colaborativo en los procesos de CPI, en los que Administración se obliga a buscar ideas novedosas mediante la celebración de consultas preliminares al mercado y la elaboración de mapas que agrupen la demanda temprana. Asímismo es importante conocer las peculiaridades que requieren las prescripciones técnicas de los Pliegos y la ejecución de las mismas, que suponen adaptar la cultura de la innovación por la vía de las funcionalidades de lo que se pretende comprar, y no de las características técnicas de productos o servicios preexistentes.

El éxito de la CPI reside en el requilibrio de fuerzas, en que las empresas vean a la Administración como el socio más fiable para emprender proyectos innovadores y viceversa. El comprador público, modulando la idea de prerrogativa, tendrá que posicionarse como un socio dispuesto a negociar cada uno de los aspectos dimanantes de la contratación de innovación. Todos estos factores obligan a un cambio de mentalidad de la Administración y en los gestores públicos a favor de una I+D+i europea realmente competitiva.

Como no puede ser de otro modo, ese cambio de mentalidad en la gestión pública no está exento de lógicos miedos y recelos, ni tampoco es ajeno a la idea de riesgo que hoy preside la actividad de los funcionarios y gestores públicos, en un momento además de notable fortalecimiento de las normas de transparencia, de crecimiento de las medidas anticorrupción y de la emergencia del principio de integridad en la contratación pública. En un contexto así, no es de extrañar que los gestores públicos se refugien en la confortabilidad de los procedimientos conocidos y de la contratación normalizada del procedimiento abierto que, aunque lleno de garantías y de transparencia, no consigue los niveles de satisfacción y rendimiento deseables cuando se trata de desarrollar nuevas tecnologías aplicadas a productos y servicios realmente innovadores, verdaderamente eficientes y adaptados a las necesidades reales de los intereses generales concernidos en cada acto de compra pública. Sin embargo, desde la OCDE y la UE se promueve una visión de la CPI como una oportunidad para que el gestor público supere el miedo a las barreras de la innovación, promoviendo la capacitación para aplicar una nueva metodología más flexible, pero acorde a los principios generales de la contratación pública en orden a hacer de la innovación una realidad tangible y un elemento de modernización de la economía.  

DATOS DE LA JORNADA:

28 de noviembre de 2018 (18:30 h)

Lugar: Sede del COIIAOC en Sevilla (C/ Dr. Antonio Cortés Lladó, 6)

INSCRIPCIÓN GRATUITA PERO ES IMPRESCINDIBLE ENVIAR SOLICITUD DE ASISTENCIA A TRAVÉS DEL FORMULARIO QUE APARECE EN LA PARTE INFERIOR DE ESTA INFORMACIÓN

 

 

 

RESERVA

Las reservas están cerradas para este evento.